Carrie Rogers-Whitehead
una maestra se sienta en un escritorio rodeada de cinco estudiantes con los que está hablando

Cualquiera que lea regularmente los titulares sabe que el mundo puede parecer un lugar aterrador. Pero para los jóvenes con menos experiencia en la vida que los adultos, especialmente aquellos que están escondidos detrás de las pantallas, puede ser particularmente aterrador.

Y con esa ansiedad viene una tendencia a creer en teorías marginales y un alejamiento de los hechos y los medios basados ​​en la investigación. Esto puede ser una amenaza para nuestra democracia.

La investigación de Los psicólogos Joshua Hart y Molly Graether encontraron que las personas que creen en las teorías de la conspiración a menudo se sienten amenazadas y asustadas.

"La gente desarrolla creencias sobre el mundo en parte para cultivar un sentido de seguridad", escriben. Estas teorías de la conspiración, a pesar de sonar aterradoras o apocalípticas, brindan una sensación de claridad y la sensación de que uno comprende el mundo.

¿Cómo pueden los educadores calmar esa ansiedad y ayudar a restaurar la confianza en las instituciones y la democracia? Aquí hay cinco cosas que puede hacer para ayudar a los estudiantes a ser menos susceptibles a las teorías de la conspiración dañinas.

1. Comprender dónde se encuentran los estudiantes desde el punto de vista del desarrollo.

Los niños son naturalmente propensos a las perspectivas de “nosotros contra ellos” y al pensamiento binario. Los jóvenes cuyos cerebros aún se están desarrollando pueden ser más propensos a tener creencias sólidas que pueden carecer de matices o perspectivas. A medida que envejecen y atraviesan la pubertad, los lóbulos frontales de los niños se desarrollan, lo que les permite pensar de manera abstracta.

Cuando hable con los estudiantes sobre temas controvertidos, esté preparado para respuestas contundentes. Es normal y saludable que los adolescentes desafíen los puntos de vista, y esos desafíos pueden surgir con mucha fuerza.

Los educadores pueden canalizar esas pasiones ayudándolos a seleccionar y articular las opiniones de los adolescentes. Un maestro puede proporcionar un entorno seguro e inclusivo para que los estudiantes discutan. Pueden compartir los conceptos básicos del debate e informar cómo respaldar las afirmaciones. Los educadores también pueden proporcionar un espacio para que los adolescentes aporten sus opiniones en las reuniones de liderazgo escolar, consejos comunitarios e incluso tener una asignación de “carta al editor” en lugar de solo un ensayo persuasivo.

2. Enseñe la diferencia entre retórica y lógica.

Internet está lleno de retórica, que es información que apela a las emociones y utiliza argumentos en torno a la autoridad del hablante. La lógica se centra en la validez de los argumentos. A menudo confundimos lógica y retórica en línea y damos más crédito a declaraciones apasionadas en YouTube o memes que a la habilidad a veces aburrida pero importante de la lógica.

Los educadores pueden mostrar ejemplos de retórica y lógica y ayudar a los estudiantes a distinguir entre los dos. Turner Bitton, escritor y presidente del Centro de Utah para el Mejoramiento Cívico, trabaja para unir a diferentes grupos comunitarios. "Las apelaciones a la emocionalidad cruda y la creación de narrativas nos han dejado muy divididos, vulnerables a trucos retóricos simplificados e incapaces de comunicarnos entre nosotros de manera efectiva".

3. Identifique sus emociones.

Para diferenciar entre retórica y lógica, uno debe ser consciente de sus propias emociones. Las emociones fuertes pueden dejarnos vulnerables a las teorías de la conspiración y los "trucos" de la retórica. Los educadores pueden ayudar continuamente a los estudiantes a detenerse y reflexionar sobre sí mismos. Algunas preguntas que los educadores pueden hacer a sus estudiantes son:

  • ¿Cómo me hace sentir esto?
  • ¿Cuál es la motivación del hablante / autor / medio?
  • ¿Qué quiere este orador / autor / medio de comunicación que haga?

4. Incluya cívicamente a los jóvenes.

La solución de Bitton para generar confianza es que las instituciones incluyan mejor a los demás. “En mi opinión, entre los roles más importantes de las instituciones está el de buscar activamente la inclusión de la ciudadanía en sus procesos y trabajos. En lugar de responsabilizar a los ciudadanos para que participen, las instituciones deberían trabajar activamente para encontrar nuevas formas de incluir a los ciudadanos en su trabajo. La confianza seguirá erosionándose sin un compromiso genuino de desafiarnos a nosotros mismos a ser más inclusivos, más acogedores y más intencionales con nuestro enfoque del discurso público ".

Las escuelas pueden incluir mejor a sus estudiantes en la toma de decisiones. En lugar de un enfoque de participación voluntaria en las juntas o consejos asesores de estudiantes, considere optar por no participar. El valor predeterminado debería ser la inclusión y los educadores también pueden eliminar las barreras a la participación evaluando sus requisitos. ¿Los requisitos de GPA mantienen fuera a estudiantes en particular? ¿Es engorroso el proceso de solicitud? ¿Se anuncian ampliamente los clubes y organizaciones en todo el campus?

5. Nutrir a los ciudadanos del mundo.

El estándar Global Collaborator dentro del ESTÁNDARES ISTE alienta a los estudiantes a "usar herramientas digitales para conectarse con estudiantes de una variedad de orígenes y culturas". Las divisiones partidistas aumentan cuando estamos en nuestras burbujas donde caemos presa de las cámaras de eco de la retórica. Cuando los educadores conectan a los estudiantes con personas de otros países y culturas que pueden compartir sus historias, ayuda a los estudiantes a perforar esas burbujas. Para aquellos que perciben que el mundo es aterrador, escuchar historias positivas de otros lugares puede calmar esa ansiedad.

Para muchos estudiantes, la pandemia debilitó su sentido de seguridad y los hizo sentirse a la deriva en línea y en la vida. Los dejó vulnerables a la desinformación y las conspiraciones. Es un trabajo duro reparar el daño a nuestra democracia y ayudar a los estudiantes a desarrollar sentimientos de confianza y seguridad, y será necesario para todos: los medios de comunicación, las escuelas, los educadores, los padres y la comunidad en general. Pero nada podría ser más importante.

Leer el hecho de ISTE vs. Ficción.

Carrie Rogers-Whitehead es la fundadora de Capacidad de respuesta digital y el autor de Ciudadanía digital: estrategias de enseñanza y práctica desde el campo y el próximo título de la editorial Taylor & Francis, Becoming a Digital Parent.